viernes, 21 de abril de 2017

AUTOINTERROGANTES


¿Y si me encierro en una burbuja de jabón? ¿Y si me subo a esa nube tan blanca y esponjosa? ¿Y si me prendo a la cola de algún barrilete liberado? ¿Y si me duermo y me sueño feliz y no despierto? ¿Y si me obligo a olvidar todo dolor y espanto? ¿Y si sustituyo tristeza por enojo y enojo por lástima y lástima por perdón? ¿Y si armo un atadito con pocas pertenencias y saco pasaje de ida a ningún sitio pero lejos? ¿Y si me dejo caer del muelle en el agüita fría del río y que me hunda y me arrastre hasta el océano? ¿Y si abandono la lucha y descanso los huesitos en la arena? ¿Y si hago una fogata con todos los poemas y reclamos y ficciones y cartas abiertas y correos sin respuestas? ¿Y si enmudezco y enceguezco y me amputo y ensordezco y detengo los latidos y el fluir agobiante de la sangre? ¿Y si me trago la memoria, los proyectos y esperanzas y los digiero y placenteramente los defeco? ¿Y si detengo el pensamiento voraz, el análisis corrosivo, la incertidumbre perenne, la duda crítica, la sensibilidad que me licúa las pupilas? ¿Y si dejo de reprochar, de decir "Yo te lo dije", de masticar la rabia por los sucesos que acontecen y previne inútilmente? ¿Y si renuncio a despertar, a levantarme, a vivir un día más, un día menos? ¿Y si dejo de atender teléfonos, enviar mensajes, de actualizar mi estado en las redes antisociales? ¿Y si pongo puntos suspensivos y continuará y que otro continúe?

...

Facebook, 21 de abril de 2013, 11.40 hs.

sábado, 15 de abril de 2017

ALUNACIONES


La luna no me vio
Yo dormía.
Extraña la luna a quienes
no la miran?
Se siente despreciada?
Pensará que si no nos ve
no existimos?
La luna no me vio
y mi foto no aparece
en los diarios lunares.
Horizontal y blanca
yo dormía,
soñándola.

jueves, 13 de abril de 2017

PROCESO DE DESMEMORIA


Retomo las lecturas sobre la historia de Puerto Rico que había hecho desde mediados a fines de 2015 y descubro, con pavor, que había leído varios libros e incluso tomado notas en fichas y no tengo un recuerdo ni de la circunstancia de lectura ni del contenido preciso de dichos textos.
Veo los subrayados, los datos resumidos en las fichas y los adhesivos y sí, es lo mismo que ahora subrayaría y sintetizaría, es mi letra.
Supongo que parte de ese conocimiento se habrá incorporado, pero debo reconocer que siento que leo por primera vez muchos conceptos e informaciones puesto que me sorprendo, me indigno, me duelen como si jamás de los jamases antes de ahora esas palabras, imágenes y estadísticas hubieran aparecido ante mi vista.
No sé que pensar al respecto. No sé si fue por mi estado mental y emocional alterado, si se trata de una enfermedad de desmemoria avanzando por mis neuronas, si he heredado genéticamente el Alzheimer que se devoró todos los recuerdos de mi padre, si achacarlo al estres o, simplemente, se trata de una incapacidad de retención fruto del desgaste por el transcurrir del tiempo de la capacidad cognitiva (vejez).
No se y me preocupa.

Vuelvo a subrayar, a tomar apuntes, a tratar de memorizar lo esencial y me angustia imaginarme volver a estos textos de acá a un par de años y re-descubrir que no me acuerdo lo estudiado.
Nunca he sido buena para retener datos puntuales, como fechas y nombres de lugares y personas, en general ha sucedido que mi mente armara por si sola la trama y decantara en conclusiones. No fue útil eso para mis exámenes, pero sí para mi vida y para interpretar los sucesos pasados y presentes e imaginar el futuro.

Pero esto que constato ahora es diferente. Porque ver la tapa de los libros, ver mis subrayados y mis fichas y no recordar absolutamente nada sobre el momento en que lo estudié y no hallar en mis neuronas el concepto guardado es, como dije al principio, pavoroso.
Estoy siendo, creo, testigo presencial del proceso de mi propio deterioro mental.
Y lo único que me queda por hacer es escribir más, escribir todo lo que pueda, aprenda, sienta e imagine, escribir para que mis pensamientos permanezcan a pesar de mis olvidos.
Así podré recordarme, saber quién fui y no deshacerme en el vacío.

miércoles, 12 de abril de 2017

LOVE SOUL BEAUTIFUL










Me dijeron
"cuando vayas a Luquillo debes
quedarte en lo de Molly,
allí encontrarás inspiración, tranquilidad, refugio,
sentirás armonía y energía
fluyendo,
aromas, colores y sonidos conjugados
en un ambiente acogedor,
sencillo,
humano.
Como un nido amoroso".
Detalles especiales confirmaron el consejo:
una pava amarilla con abejas y margaritas,
para calentar el agua de mis mates.
Muebles rústicos de madera en la terraza
abierta al cielo y al océano
desde donde contemplé la luna llena y los amaneceres.
Paredes pintadas de colores intensos
decoradas con murales y cuadros elegidos con sentido artístico, integrados.
Un mapa del mundo donde señalar tu origen.
Cada cuarto, un pequeño paraíso
en el que uno desea quedarse a vivir
para siempre.
Una hamaca para disfrutar el Yunque.
El clima que genera
el espacio 
y los anfitriones
se contagia en los huéspedes
que convivimos en la casa como una familia.
Leí, escribí, salí a caminar, regresé, me sumergí en las aguas,
dormí en la arena, preparé mi cena en la cocina,
comí en la terraza,
bebí Margaritas,
leí, escribí, reflexioné, reordené mi vida y mis prioridades, 
soñé, observé, me mojé con la lluvia,
descubrí tres nidadas de tinglares,
leí, escribí, pensé,
tomé decenas de fotografías,
fui al festival en la plaza, comí empanadillas,
escuché bomba y plena, bailé un poco,
leí, escribí, hablé con mi madre por videochat,
pasé la escoba,
caminé hasta La Monserrate, y recorrí la playa San Miguel,
vagué por Luquillo...

Las dos noches se me hicieron tres, y las tres 
se hicieron cuatro.
No quiero irme.
Volveré

Me dijeron
"Cuando vengas a Luquillo, alójate en lo de Molly"
Yo digo:
"!Cuando vengas a Luquillo, quédate donde Molly!"

PD: Mi anfitrión fue Pedro, la pareja de Molly, ya que ella sólo habla inglés y yo sólo hablo español.

domingo, 9 de abril de 2017

TINGLARES EN LUQUILLO

Estoy en Luquillo, Puerto Rico.
Ha pasado a ser uno de mis sitios favoritos del mundo.
O quizás, "el sitio".
Esta mañana, muy temprano, salí a caminar por la playa, hacia el Este. Una playa ausente de humanos, vaporoso el aire con el oleaje espumoso y un sol plateando el océano, llamada San Miguel.


La arena es tierna, anaranjada o dorada o amarilla, ese color único de Luquillo. Es aireada y los pies se hunden suavemente a cada paso, hace cansador caminar pero a la vez, uno siente que lo hace sobre una nube de arena.

Entonces las vi, supe qué eran: huellas de una tinglar que habría desovado durante la noche. Me emocioné, había visto las nidadas demarcadas con palitos y cintas amarillas pero nunca hasta ahora me había tocado ser la primera en ver una nidada, ver las huellas de esas patas y caparazones saliendo y volviendo del agua y el desorden allí donde con sus patas cubrió los huevos.


Me sorprendí, porque primero vi la nidada, las huellas que iban y volvía al agua casi superpuestas y apenas unos pasos más allá, las huellas de una tortuga que salió del agua y dio la vuelta y regresó al agua sin hacer el nido. Ante mi ignorancia, son todas preguntas... Eran dos tortugas y una desovó y la otra no? Era una tortuga que salió y decidió que ese no era el sitio, volvió al mar y salió un par de metros hacia el oeste y allí sí, desovó? Es eso normal? O es un signo de algo extraño sucediendo?
Demarqué la nidada con unos palos, y seguí mi caminata.

La siguiente nidada fue otra sorpresa. Porque esta vez la tortuga caminó sobre la arena dibujando un sendero de curvas y contracurvas, hasta elegir el sitio donde anidar. O sea, puede ser que ésta no salió y volvió al agua y volvió a salir, sino que caminó varios metros. 



Demarqué la nidada con palos y decidí regresar. Otro habitante de la playa me regaló su belleza:



Luego, regresando hallé otra nidada. O no la ví cuando pasé o desovó luego de que yo pasara por ahí: 

Gracias naturaleza...
Me siento emocionada, conmovida, feliz, enriquecida...

PD: Me comuniqué con Sierra Club Puerto Rico por teléfono para informar de las nidadas. Me dijo  quien me atendió, Adriana, que ellos recorren esa playa durante la semana, pero no los domingos. Les avisé que había demarcado tres, y la zona para que ellos verificaran mañana. Y me pidió que envíe fotos si había sacado. pregunté acerca de las huellas y me informó que es una conducta habitual, que lo hacen buscando el lugar que consideran más propicio y para despistar a los depredadores para confundirlos respecto de dónde desovaron.

Algunas fotos extra de esta mañana:


#NRenPR

jueves, 6 de abril de 2017

SOLILOQUIO


Hay tiempos y lugares en los que el simple acto de nacer  constituye un delito. Donde ser niño es sinónimo forzado de víctima propicia. Personas  que antes eran un posible efecto colateral se convierten en objetivo primario.
Nacer vivir morir deja de ser un proceso natural y se transforma en catástrofe o martirio.
Un cóctel de homicidios y suicidios, asfixias y estallidos, disparos y hambrunas, pestes y exilios se bebe de a sorbos, de a baldes, nos llueve como azufre, nos perfora el estómago.
Agobia la maquinaria humana que tritura individuos, minorías y diversidades, que impone el signo pesos como el Dios omnipresente, único y eterno.
Billete talismán.
Moneda compradora de conciencia.
Entonces nos recetan las pastillas, nos encierran en prisiones diciendo que son shopping, nos venden futuros a cambio de instantes que nos roban.
Desastre contra natura es esta costumbre de aferrarnos a los hábitos, a la legalidad del sistema, a la corrupción inherente a la política, a seguir a los líderes sin cuestionarlos.
Hemos perdido la capacidad de crear un mundo nuevo, de reinventar fórmulas caducas.
Repetimos hasta la estupidez los mecanismos.
Hasta los marginales se acostumbran a los márgenes y los revolucionarios se acomodan en esa estrecha izquiernidad perenne que les otorga existencia irresponsable.
Urge que trastocar todo.
Pasar por la trituradora las consignas perimidas, los métodos de lucha fracasados, desarticular los programas.
Nacer de nuevo de nosotros mismos en un parto doloroso y libertario.
No más masa cordero ni liderato impuesto ni verticalismo fácil ni pseudodemocracia.

Hay que ser dioses y eso aterra. La libertad suele ser un grillete que elegimos.

#NRenPR
Sala de espera del psiquiatra.

viernes, 31 de marzo de 2017

MEMORIAS SABROSAS



Rosa es libre, hija de Rosa libre, hija de Rosa fugitiva, hija de Rosa esclava, hija de alguien que no se llamaba Rosa sino Ayaná o Nayica o Dolai o... 
Todas ellas la habitan de amores, resistencias y nostalgias, alimenticias y matriarcas.

De pie frente al caldero hirviente, revuelve un poco el asopao, llena hasta el borde la cuchara de madera con el jugo, la acerca a las fosas nasales henchidas con los vapores aromados de verduras, hierbas y especias; sopla tres veces, cierra los ojos y saborea.

Está en el punto justo, afirma.

En minutos llegarán las hijas de la escuela. Son ellas una paleta de tonos de piel, como la corteza de un eucaliptus arcoiris, con cabelleras de todos los colores y texturas. Observan el mundo con miradas de noche obscura, tierra, arena, cielos claros y bosque, pero ven todas el mismo mundo desde su propia perspectiva y han mamado de los mismos senos volcánicos de leche.

Ellas son como la sopa, son mi mejor sopa, se dice Rosa, porque para hacer una buena sopa hacen falta papas, zanahorias, calabaza, recao, ajo, cebolla, pimiento, cilantro, aceite, gandules... memoria y amor.

Oye de lejos el bullicio de las niñas; entran a la casa con sus risas y sus gritos como un huracán arrastrando los polvos del Sahara, lavan sus manos y se sientan, hambrientas, a la mesa. La Mai Rosa percibe a todas las ancestras guiando la mano que sostiene la cuchara que sirve el asopao en cada cuenco. Y Ayaná o Nayica o Dolai y todas las Rosa son flores repartiendo la sopa calentita y nutritiva a las familias. 

El aire, en esta cocina borinqueña, siempre huele a África, piensa Rosa, mientras se sirve a sí misma el último tazón.

#NRenPR

Nanim Rekacz

Para la Cátedra Libre Mujeres Negras Ancestrales


DECLARACIÓN POLÍTICAMENTE INCORRECTA



Debiera ser delito
el guante blanco
ocultando billetes
malhabidos.
Debiera
existir la pena capital
para los capitales
corruptos,
narcos,
ensangrentados.
Debiera castigarse
con dureza
al político que no cumple sus promesas
al sacerdote que abusa la confianza
al sindicalista que traiciona a los obreros
a quien mata porque puede y quiere hacerlo.
Debiera haber una jaula transparente
para exhibir al sol
a tanto humano inhumano
y enseñarle a nuestros niños
que así no,
que está mal,
que eso no se debe,
una especie de zoológico
que agrupe a los malditos
por grados de maldad,
tipo de crimen
y tirarles las sobras de las sobras,
los desechos contaminados,
darles a beber el agua turbia,
y cada tanto,
con cierta hipocresía (permitida)
ofrecerles un discurso
para agradecer su sacrificio.

sábado, 25 de marzo de 2017

AQUIAHORA


Amanezco con el cielo esponjado
y el rumor del océano
penetrante
rugiente
incesante
atraviesa las ventanas,
me vibra en la espalda
reclamando me eleve sobre mis pies.

Es salobre el aire
pero es
un sabor sutil
casi de estrellas invisibles.

Me asomo desde esta veintiuniedad vertical
que flota en las alturas,
huelo,
abro lo más posible la mirada
hasta grabar los contornos:
el horizonte llano del mar
las formas perfiladas de El Yunque
la espuma en la arena dorada
yendo y viniendo
yendo y viniendo.

Oigo
los versos deshilachados de una salsa
-parece tango triste-
en las voces gangosas
de un coro trasnochado,
se trenzan suaves con las olas y la brisa.

Luego
cortan la armonía
los gritos agudos de quienes asumen
ser voceros de dios,
amenazando con infiernos
hablando de pecados
reclamando amenes y aleluyas
a través de altoparlantes.

Lo celeste y lo terrenal se funden
en este balcón,
plataforma
al universo
un sitial privilegiado para observar
y conocerse
tan pequeño uno,
tan único,
tan todo.

Millones de pasos y de sueños,
de elecciones minúsculas y drásticas,
de aconteceres ajenos a mi arbitrio
me depositaron aquí
esta mañana.

Y puedo
celebrar no haber muerto hace seis años
y reírme de esa mujer acongojada, en crisis,
que en una camilla helada de hospital
intentaba mover los dedos de sus pies y de sus manos
y se consolaba:
"si me duele, estoy viva".

Ella desconocía que esta yo
con su mismo nombre y rostro y cuerpo
despertaría ahora
aquí
en el Caribe
tan lejos
de aquella Patagonia.

Debo guardar este momento
cual tesoro
para futuras angustias
y quebrantos.

#NRenPR


viernes, 24 de marzo de 2017

MANDACIERTOS

No desertificarás.
No le extraerás a la tierra sus retoños salvajes
ni arrancarás su monte,
tampoco harás leña con los bosques nativos.
No soltarás el ganado en los cultivos
aunque el precio de la carne
sea más lucrativo que los cereales y las hortalizas,

ni lo alimentarás en prisiones de engorde
preparando su muerte.
No quemarás los pastos
para sembrar monocultivos genéticamente fabricados
que agotan los nutrientes.

Resignarás un poco de ganancias ahora
en beneficio de mañanas que no vivirás.
Cuidarás el agua
y el verde

y el aire
y los hijos, y los hijos de los hijos, y los hijos de los hijos de los hijos

(propios y ajenos)
disfrutarán la herencia
sin maldecir tu nombre.

lunes, 20 de marzo de 2017

LISTADO INCOMPLETO DE MENUDENCIAS


el hastío de tus horas
durmientes sin belleza

la mustiedad frutal de la sangría
un día después,
avinagrada

miles de tapitas de cerveza
oxidando la arena

los restos de jabón usado

las almohadas que perdieron su forma acogedora

el alambre del corpiño rompiendo su costura
clavándose en el esternón

los ruedos descosidos de los pantalones,
bordes deshilachados

la huella redonda de una copa de vino sobre la mesa,
evidenciando soledad

los fenecidos cabellos enredados en el desagüe de la ducha
trozos de uñas recortadas, el escupitajo con dentífrico ensangrentado

boletos perdedores de loterías que no me enriquecieron

el maquillaje de las noches de juerga que permaneció sin quitarse,
dibujando una máscara triste

la papelera de reciclaje desbordando de archivos

el gusto desagradable de la borra de café en el fondo de la taza
provocando la náusea

la última rayita de batería del teléfono, antes de apagarse,
roja, titilante

paraguas dados vuelta con el viento, convertidos en cuencos para lluvia

las palabras desvanecidas en la punta de la lengua
impronunciables

el hormigueo en los miembros entumecidos, pesados como hierros

el agua para el mate, hirviendo por descuido

la cerradura aspirando ser abertura, balcones sin Julietas,
Odiseas minimalistas en la carretera, el aula, la oficina, la fábrica, el surco

pan con moho

fluidos cloacales penetrando las aguas, violadores sin castigo

peces ignorantes del océano más allá del cristal de su pecera
y confundiendo la mano que les arroja alimento
con Dios

el sudor impregnado en las axilas de las camisas, en las plantillas de los zapatos,
en la entrepierna de los calzones, los calcetines sin par

el aliento etílico capaz de encender fogatas y difundir verdades

la rosa mustia arrojada al zafacón, cumplido su breve ciclo

las manchas obscuras y las áreas despigmentadas de la piel, las arrugas,
las bolsas, los colgajos, las estrías, las cicatrices, el sangrado menstrual,
femineidades poco valoradas

el reincidente polvo en los muebles
las hormigas, los mosquitos y las cucarachas volviendo después del pesticida, zombies

los ensordecedores ruidos de la tripa vacía

el silencio de la alcancía sin monedas

trenes perdidos y calesitas quietas

etcéteras



Y saberse
 envejeciente,
mortal
finito,
sustituíble,
olvidable,
intrascendente...


#NRenPR


viernes, 17 de marzo de 2017

APALABRANDO SUEÑOS

Necesito una casa transparente,
volátil,
cuyos cristales puedan desaparecer
fundidos en el aire
y yo
pueda mirar y oler y oír en derredor
sin límites
el cielomar, las nubestrellas, ela soluna,
las olasbrisas, lasavespeces,
la arenaespuma.
Me hace falta
un apagón de ruido,
el cese indefinido de los plazos y las metas,
el fin de los pronósticos,
viajar sin pasaporte ni visado,
dejar de cumplir años, y empezarlos.
Quiero
permitirme la aventura cotidiana,
aprender sin manuales ni exámenes forzosos,
ser capaz de comunicarme con la mente.
Pero por sobre todo, preciso acabar con las guerras
la discriminación y la violencia
con sólo un parpadeo.
Un pase mágico y zas! Todos felices...
en este planeta pródigo.
Necesito
estrenar palabras convocantes,
construir metáforas que quemen como antorchas,
parir personajes de liderato incorruptible,
escribir una historia
que se vaya haciendo realidad frase por frase.
Un libro colectivo,
una manifestación de verdades desnudas,
una explosión de conciencia y empatía
urge,
aquí y ahora, allá y ahora, más allá y ahora.
Es que ya no puedo tolerar
tanta tristeza, desigualdad y desesperanza.
#NRENPR
ESCRITO ON LINE. SUJETO A CORRECCIONES. QUIZÁS.

jueves, 2 de marzo de 2017

BROOKLYN BROWN ALE



Acaso se masturban las anémonas?
Cómo es el acto sexual de las amebas?
Sienten amor las medusas? Por eso brillan?

Mis pies son un barro que se hunde en los huesos de la tierra;
mi espalda doblada, pesada de alas rotas
cuerpo trampa reja.

No hay casualidades.

Todos los pasos dados me trajeron hasta aquí:
estoy en este bar de Puerto Rico bebiendo una cerveza Brooklyn Brown Ale,
chateando con mi amiga Julia en Barcelona,
contándole de los argentinos que conocí en Colombia
y de la escritora que encontramos en Luquillo
y nos invitó a su departamento en la cima del Playa Azul.

Bailamos tango en la terraza, comimos ñame y tomamos vino.

Dicen que desde allí arriba pueden verse los tiburones
nadando cerca de los bañistas.

A los escritores no se los comen las bestias.
Todo es causal. Sólo podemos manipular el para qué.
Fluir y dejarse llevar y asombrarse con el universo
y gritar
y reir.

Julia, desde Barcelona, me comprende en esta puertorriqueñidad algo absurda.
Ambas partimos de Argentina, de Neuquén, con una valija de sueños.
Y todo fue diferente a lo planeado.

Acaso se masturban las anémonas?
Las ballenas hablan el lenguaje de sus ancestros primigenios?
Su frecuencia coincide con el de las estrellas?

Bailamos tango en la vida.
Acróbatas del abrazo.


lunes, 12 de diciembre de 2016

RESPONSABILIDAD ILIMITADA


Hay temas de los cuales cuando adviertes, te dicen que exageras. Luego resulta que no solamente no exagerabas, sino que te quedaste corto. Y quienes deberían haber hecho algo y minimizaron la cuestión, ahora se les fue de las manos y quedamos todos desmadrados. 
Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver ni sordo que el que se niega a oír, pero peor es el que debe hacer y omite hacerlo y para colmo, hace lo que no debe, deshace lo bienhecho y promueve lo malhecho. 
Entonces, te convocan para que arregles el lío.
Y uno va... qué más...
Porque siente culpa por no haber sido más insistente o buscado otras maneras más audaces para evitar que sucediera el desastre.

domingo, 4 de diciembre de 2016

CON ALFONSO PEDRAZA EN "GENTE DE POCAS PALABRAS"

Alfonso Pedraza me invitó a participar de Gente de pocas palabras, programa radial dedicado a la difusión la minificción universal que se transmite desde México. 
Le envié, pues, algunas grabaciones de mis textos y datos de mis publicaciones. 
Este es el link de la radio: Xecarh y la publicidad del programa:


Muy agradecida desde ya por la invitación y un honor haber compartido el espacio con los textos de Caza de conejos, del escritor uruguayo Mario Levrero.




DISCULPAS POR EL SONIDO DE MIS GRABACIONES, ESA TARDE LOS VECINOS HABÍAN PUESTO MÚSICA Y ESTABAN TRABAJANDO CON UN TALADRO EL EL PISO DEL DEPARTAMENTO SUPERIOR.




domingo, 23 de octubre de 2016

UMAMIS


Arándano, grosella, frutilla, frambuesa, mora, boysenberry. 
Palabras que hacen crhhhs al pronunciarlas,  se deshacen en la boca con dulzor y acidez, nos llenan de jugo la lengua... 
Palabras rojas, moradas, carmesí, violetas, azules. Palabras fruta.


miércoles, 19 de octubre de 2016

DES-HACERSE


Al amanecer se levantó, como siempre, en el silencio amplio de su casa vacía. Vistió las mismas ropas que el día anterior. Se hizo unos mates, escuchó de fondo algunas noticias en la tv. Miró por la ventana el cielo ancho, oyó los pájaros en el jardín, dio de comer a los gatos.
Toda la memoria pesaba en las entrañas. Imágenes de recuerdos se entremezclaron, desde su infancia hasta el presente. Se recordó pequeña hija, se vio joven embarazada, se vio hija madre, se presenció hija vieja y madre sola. Sola. Toda la vida pesaba, una montaña a la que había ido, insistentemente, y ahora se le montaba encima, le doblaba la cintura, le quebraba los tobillos, le arrancaba lágrimas.
Si pudiera volver a nacer... no nacería, se dijo.
Apagó la tv, dejó el mate frío y la pava en la cocina, les hizo caricias a sus gatos ya dormidos.
Tomó al azar un álbum de fotos de momentos felices, creídos para siempre alguna vez. Pensó en todos los sueños y las luchas que se desvanecieron en desencuentros, desamores, fracasos, olvidos y dolor. Sobre todo dolor. Y tristeza. Se dio cuenta de que no estaba sola, que la tristeza era compañera, la de antes, la de siempre, constantemente renovada y tumoral, abarcándole cada célula del cuerpo y del alma.
Miró su celular, aún sabiendo el resultado: no había mensajes, no había llamadas perdidas. Ningún mensaje ni llamada de esas que uno desea, espera, necesita, cree merecerse. Lo dejó sobre la mesa.
Tomó su cartera, un abrigo, las llaves. Abrió la puerta, salió, cerró. El cielo seguía siendo azul y los pájaros llenaban la mañana de trinos. Imaginó sonrisas, abrazos, celebraciones... en otras casas, con otros rostros, los rostros amados en otras casas. Vidas felices o no tanto...
Pensó que sería bello caer en un pozo en el país de las maravillas y no regresar. O atravesar el cristal y llegar al país del espejo, y ya no volver.
Se fue.


https://www.facebook.com/notes/nanim-rekacz/des-hacerse/10152374973851835